Fibromialgia

Información

Añadido: 2018-12-07
Categoría: salud

Tags/palabras claves article
art

Fibromialgia

Comendación generalizada es consumir 2'5 litros de agua al día, la cantidad puede variar según determinadas condiciones como la actividad de la persona incluso el clima. Todas se reducen a lo mismo: matarte de hambre con la esperanza de llimpiar” las toxinas” acumuladas durante los días de excesos, y con suerte, perder esos kilos que has ganado. En el peor de los casos, muchos incautos acompañan estas dietas tan restrictivas con lavativas de café arcilla destinadas a detoxificar el colon, laxantes, diuréticos y otros rituales bárbaros.

Comer solo un par de veces al día en grandes cantidades tiende a engordar más que tomar la misma cantidad total pero distribuida en cuatro cinco ingestas. Si aumentas la frecuencia de tus comidas evitarás los subidones y bajones de azúcar y esa peligrosa sensación de necesitar repentinamente un picoteo dulce. Si pasas horas con el estómago vacío, los niveles bajan demasiado y el cuerpo 'pide' un alivio, lo que te lleva a sufrir ansiedad y comer lo primero que pilles.

El cerebro es especialmente sensible a los cambios en la concentración sanguínea de sodio. Por ello, los síntomas de disfunción cerebral, como el sopor (letargo) y la confusión, son el primer indicio. Si la concentración de sodio en la sangre desciende con rapidez, los síntomas tienden a precipitarse y a agravarse. A edad avanzada existe una tendencia mayor a presentar síntomas graves.

Ante todo, es importante tener en cuenta que la alimentación es algo muy serio, puesto que de ella depende nuestra buena salud. Por ello, hay que huir de las dieta milagro que prometen resultados en tiempo récord, ya que probablemente no tienen todos los nutrientes que nuestro cuerpo necesita.

Puede decirse que la audición es un proceso fisiológico y psicológico. Las ondas sonoras provocan cambios en la presión del aire : cuando llegan al oído y son percibidas por el cerebro, son transformadas en ondas mecánicas. El desarrollo de la audición implica que las ondas impactan contra el tímpano y hacen vibrar esta membrana. Las vibraciones, a su vez, provocan el movimiento de pequeños huesos denominados estribo, yunque y martillo. Cuando las vibraciones llegan al órgano de Corti, éste estimula el nervio auditivo, logrando que se conviertan en impulsos nerviosos que llegan al cerebro, órgano encargado de interpretar el sonido.